EL ÁGUILA QUE RENOVÓ SU VIDA.

EL ÁGUILA QUE RENOVÓ SU VIDA.

Escrito el 31/07/2018
Manuel Padilla


El águila, es el ave que posee la mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión.


A los 40 años: Sus uñas curvas y flexibles, no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta. Su pico alargado y puntiagudo, también se curva. Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas. Volar es ahora muy difícil. Entonces el águila, tiene sólo dos alternativas: Morir, o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared, donde no necesite volar. Entonces, apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.

Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas.

Y después de cinco meses, sale victorioso para su famoso vuelo de renovación y de revivir, y entonces dispone de 30 años más.

Situaciones parecida nos suceden a lo largo de vida a las personas. Hay momentos en que parece que todo se acaba y que nuestro estado de ánimo es bajo.

Todos llegamos en algún momento de nuestras vidas en que necesitamos renovarnos: o hacemos el gran esfuerzo de transformarnos, o estamos condenados a morir. Y cuidado que a veces la muerte es lenta, y agonizante.

La transformación consiste en primer lugar en hacer un alto en el camino, tenemos que dejar de lado por algún tiempo todas las cosas que habitualmente hacemos. Volar hacia lo alto y comenzar un duro proceso de renovación. Tenemos que desprendernos de esas viejas uñas y plumas que ya no nos sirven para nada y emprender un vuelo de renacimiento victorioso. Desprendernos de actitudes, vicios, costumbres y recuerdos que nos causan dolor y nos impiden el cambio. Que nos atan al pasado, a la mediocridad, a la falta de ánimo para reiniciar la lucha.

Solamente libres de semejante peso podremos aprovechar el resultado valioso que siempre trae la renovación. ¿Y por qué no ha de ser éste el momento de encarar nuestra renovación?  Es clave saber, profundamente, cuándo ya no damos más, por cansancio o por fatiga. La existencia agotadora es la que provoca monotonía y desasosiego..

Date cuenta es ahora o nunca, cambia tu vida, vuelve a nacer ya no te ates al pasado, no te quedes mirando el ayer, piensa en el hoy, renueva tu vida, si no lo haces poco a poco te irás muriendo y para darte cuenta de eso ya será muy tarde, dale una oportunidad a tu vida, aprende del águila que lo sacrifica todo para poder volver a vivir.

Recuerda que las mejores decisiones se toman cuando se piensa lento y se actúa rápido. Tomemos la decisión de renovarnos como el águila, pero debemos hacerlo con entusiasmo, con ilusión y con la idea que nuestro futuro será mejor que el pasado. Solo nosotros mismos podemos cambiar las cosas.