El increíble poder del lenguaje en nuestro crecimiento personal.

El increíble poder del lenguaje en nuestro crecimiento personal.

Escrito el 11/05/2018
Manuel Padilla


 

El lenguaje es altamente poderoso, no sólo describimos, sino que además conseguimos crear nuestra propia realidad.

Te animo a que sigamos trabajando, y que conozcamos juntos algo más sobre el increíble poder del lenguaje y lo pongamos en práctica.

Otros antes ya lo hemos hecho, ¿Por qué tú no?

¿Sabes qué puede representar el número 60.000?

Pues nada más y nada menos que ¡el número de pensamientos diario que tenemos  las persona en un solo día! Pero sobre lo que realmente pretendo poner el énfasis no es en lo abultado de la cifra, aunque 40 por minuto puede llegar a abrumar a cualquiera, sino en que del orden del 90% son repetitivos y la mayor parte de ellos negativos. Así nos podemos explicar por qué a muchas personas sus vidas les parecen anodinas o tediosas, y lo peor de todo, que a menos que empiecen a pensar de otra manera estarán siempre destinados a hacer lo mismo y a recrear su misma realidad cada día. Pero, ¿se puede pensar de otra manera?… Definitivamente sí, y el lenguaje es una herramienta espectacular para ello.

El poder del lenguaje

Las palabras no se las lleva el viento sino que crean realidades. Busquemos palabras para ayudar y para anular. Tal vez se sorprenda de lo que empiece a suceder. – Dr. Alonso Puig

Es a través de nuestras interpretaciones y valoraciones de las cosas que nos pasan  vamos generando nuestras certezas y convicciones que poco a poco van configurando nuestra identidad y personalidad.

Así qué, tanto nosotros mismos cómo  cualquier persona que pretenda mejorar su calidad de vida o la de los demás debería poner en práctica ciertos métodos y técnicas fundamentales como lo son la "actitud" y el "lenguaje".

El lenguaje es muy poderoso porque afecta directamente a nuestros pensamientos que están ligados a nuestras emociones. 

Si alguien nos dice  “todo lo haces mal” o “siempre te equivocas”, nosotros  automáticamente construiremos una imagen nuestra haciendo las cosas mal y equivocándonos y eso tendrá una repercusión en nuestras emociones. 

Estas emociones negativas afectarán a nuestro estado de ánimo, autoestima y a nuestras capacidades.

En cambio, emplear un "lenguaje positivo" conseguirá empezar a cambiar nuestros malos pensamientos o los de las personas que nos rodean.

Buscad y encontraréis, hay cientos de palabras para ayudar a atraer lo positivo y también para anular lo negativo.

Utiliza lenguaje positivo para cambiar los pensamientos negativos

Os invito a que reflexionéis y empecéis a desterrar ese lenguaje negativo que usamos casi de forma inconsciente. Para ello es preciso estar alerta en cada momento para detectar las situaciones que nos provocan pensamientos que nos frenan nuestro desarrollo personal y minan nuestra felicidad.

Los coaches siempre tenemos un especial cuidado con el lenguaje. De hecho, una de las premisas cuando se definen los objetivos es que éstos se enuncien en primera persona y en positivo. Cambiar el lenguaje marca la diferencia en la forma de percibir el mundo y según se percibe así se actúa.

Los pensamientos y nuestros resultados.

Hay gente que dice que no encuentra trabajo porque “todo está muy mal“. Otras en cambio creen que con la crisis hay oportunidades que antes no podían si quieres vislumbrar y encima trabajan su creatividad para reinventarse y buscar una ocupación que les gusta,  puesto que no tienen nada que perder.

Qué dos percepciones tan diferentes, ¿verdad? Qué dos tipos de pensamientos tan diferentes, y qué cuidado hay que tener con ellos pues al fin y al cabo se acabarán, para bien o para mal, convirtiendo en nuestro destino… si no, veamos  en esta cadena de conexiones:

Cuidado con los pensamientos: se convierten en palabras;
cuidado con las palabras: se convierten en acciones;
cuidado con las acciones: se convierten en hábitos;
cuidado con los hábitos: se convierten en carácter;
cuidado con el carácter: se convierte en tu destino.
– Frank Outlaw

¡Recordemos!

Tienes la misma probabilidad para hablar en positivo que en negativo.

En tu lenguaje mandas tú, tú tienes el control, elegir una u otra forma depende sólo de tí, ¡aprovecha desde hoy mismo el poder del lenguaje y cosas sorprendentes empezarán a sucederte!

Comencemos a construir nuestro futuro y  a cambiarlo a partir de hoy.

 ¡Me encantaría que comenzáramos juntos!

¡Jugamos!