La Envidia ¿Qué es la envidia?.

La Envidia ¿Qué es la envidia?.

Escrito el 28/04/2018
Manuel Padilla


La palabra envidia procede del vocablo latino ‘invidere’,  que significa “mirar con malos ojos”.  La envidia se define como la sensación de admiración o deseo por tener algo que otro posee, y el rencor o resentimiento al ver el éxito del otro.

Y podría agregarse el deseo de que el otro no tenga aquello que nosotros queremos.

La envidia va acompañada de sentimientos que se entremezclan:  pena,  rabia,  tristeza, pesar,  malestar,  impotencia,  autodesprecio y hostilidad entre otros. 

Los que suelen provocar la verdadera envidia es la gente común,  envidiamos a la gente más cercana a nosotros,  a la que está en una situación de cierta igualdad a la nuestra.

Pasar a la admiración,  que ese si es un sentimiento sanisimo,  buenísimo,  por que la admiración te lleva a conseguir lo que el otro tiene,  la envidia te lleva a paralizar a no ver lo bueno que tu tienes,  por lo cual lo perderás,  y a no conseguir lo que el otro tiene,  por que le acabas de dar al otro todo el poder y así tu no tienes ninguno.

Muchas personas tienden a esconderla.
Estas emoción repercute directamente en nuestras vida.

José Antonio Marina sostiene cierta nomenclatura afectiva en su obra “El laberinto sentimental”,  en la que divide los fenómenos afectivos en: afecto, sensaciones de dolor placer, deseos y sentimientos, subdividiendo éstos en cuatro grupos según su intensidad como: estados sentimentales, emociones y pasiones.  Este último grupo,  as pasiones,  son definidas como “sentimientos intensos, vehementes,  tendenciales,  con un influjo poderoso sobre el individuo”.  Sería en este grupo en el que la envidia quedaría configurada.

Cuando pasas mucho tiempo observando lo que hay ahí fuera,  te pierdes de vista a ti mismo.

Si la envidia nos paraliza por que no le damos la espalda.

Cuando  comenzamos a darnos cuenta donde la envidia nos está llevando,  es cuando podemos ser realmente agradecidos por lo que tenemos y podemos lograr.

He aquí algunas ideas que nos pueden ayudar para superarla.

 Compórtate como la persona que quieres ser.

 Aceptar la envidia como una emoción natural que nace de las necesidades humanas quitándole las connotaciones negativas.

 Manejar los sentimientos y las actitudes negativas derivados de la envidia.

 Conocernos a nosotros mismos y aceptarnos con nuestros defectos y virtudes.

 Perdonarnos y aceptar nuestras propias limitaciones.

 Limitar nuestros deseos a nuestras posibilidades.

 Gustarnos y disfrutar de todo lo podemos hacer con lo que tenemos.
  
 Reconocer que algunas situaciones o personas provocan envidia.

 Evitar comparaciones innecesarias o excesivas durante la niñez.

 Educar a los niños desarrollando un talante solidario y abierto, alegrándose del bien ajeno.